I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
 
Tratamiento del cebo

 

En ciertas situaciones necesitamos potenciar de algún modo la atracción del boilie, porque éste no se muestre efectivo, porque las condiciones de pesca resulten difíciles o simplemente porque hayamos perdido la fe en la eficacia de nuestro cebo. Cuando nada parece funcionar y ya empezamos a pensar que las carpas no quieren comer, podemos recurrir al as que tenemos escondido en la manga: podemos tratar el cebo. Cada escenario de pesca es un mundo y cada momento del año necesita diferentes aproximaciones a la pesca de nuestras queridas carpas. Muchas veces necesitaremos un “plus” que haga nuestros boilies irresistibles y que decanten la balanza de nuestro lado. ¿Cómo podemos hacerlo? En el comercio podemos encontrar diferentes líquidos, polvos o masillas, que aplicados a nuestro boilie potenciarán su aroma o su atracción nutritiva. ¿En qué consisten? ¿Cuándo utilizarlos? ¿Cómo realizarlos nosotros mismos? En este capitulo tenéis la respuesta a estas preguntas.

QUÉ TENEMOS

Muchas opciones. Podemos recurrir a diversos preparados, que os describimos a continuación:

Aromas puros: en ciertas situaciones conviene poner directamente aroma concentrado en el boilie. De este modo se potencia muchísimo la atracción olfato-gustativa sobre el pez, que detectará el cebo a mucha mayor distancia. Los aromas pueden ser en base de alcohol etílico o en base de aceite. El primero se expande mejor y más rápido en el agua, aunque el inconveniente es que se acaba pronto ya que todo el aroma se difunde. El segundo tiene una dispersión menor, ésta es en sentido totalmente vertical (por la diferente densidad respecto del agua), pero tiene la ventaja de que dura mucho más. La manera de aplicar el aroma al boilie es muy simple: una vez insertado en el hair, colgando del anzuelo, se sumerge en el frasco de aroma durante unos instantes. Después lo levantamos y lo sacudimos un poco para que caiga el aroma sobrante. Esperaremos un poco antes de lanzar para que la superficie del boilie absorba un poco el líquido. Podemos utilizar cualquier aroma comercial: fresa, banana, scopex, almeja, vainilla, cangrejo, pescado, tutti fruti, crema, higado, whisky, especia, cañamón, etc.etc… tenemos de todo donde elegir. Si hemos realizado nuestros boilies en casa, conviene que elijamos el mismo aroma que ha entrado en la receta. Por otro lado, hay ciertos aromas que han ganado mucho prestigio a lo largo de los años y que van muy bien para este menester.

Aceites esenciales: es un aroma obtenido directamente de la destilación natural de plantas. Es muy potente ya que el aroma es muy concentrado. Una simple gota en un boilie lo hará destacar allí donde esté en el fondo del embalse. Es un recurso a tener en cuenta sobre todo cuando pescamos en entornos muy agresivos, como por ejemplo los fondos de cieno o praderas de algas con olor muy ácido. Hay que tener cuidado cuando lo apliquemos, ya que si nos toca la piel, vamos a tener el regusto en la boca todo el día. La piel lo absorberá rápidamente y al cabo de un par de horas lo notaremos en la lengua… ¿queréis hacer la prueba? El aceite esencial viene embotellado en una pequeña botellita con aplicador de gotas. En el comercio encontraremos diversas opciones: de ajo, de pimienta negra, de geranio, de eucalipto, etc. Su poder aromático es tan fuerte que si nos excedemos en su aplicación el boilie resultará realmente repulsivo para la carpa. Buscando por el fondo lo encontrará en seguida, pero rehusará ingerirlo. No obstante, al ser un producto totalmente natural, cuando al cabo de unas horas la potencia del aroma haya disminuido, la carpa volverá al sitio ya que lo recordará.

Remojos: conscientes de la necesidad de potenciar el aroma de los boilies, las principales marcas del sector rápidamente incluyeron en sus catálogos los llamados “remojos”. Los encontraremos en envases de cierto tamaño, normalmente de 150 a 200 ml. según la marca, hechos a consciencia para que podamos sumergir en el interior uno o varios boilies. La tapa es hermética y en el interior suele tener una solapa para que no se desperdicie liquido al abrir el bote (normalmente lo sacudimos antes de usarlo para que la mezcla sea homogénea y la parte interior de la tapa se moja, así que cuidado cuando abrámosle bote porque podría caer liquido fuera). ¿Cuál es la composición de un remojo? Cuando hablábamos de los aromas os decíamos que podían tener base de alcohol o base de aceite. Normalmente al primero se le denomina aroma mientras que al segundo directamente aceite. La mezcla de ambos se denomina aceite complejo. Como ambas bases son incompatibles, es necesario un emulgente para homogeneizar la mezcla. Estos tres artículos: aroma, aceite y aceite complejo, forman parte de la oferta de todos los fabricantes desde hace mucho tiempo. El paso siguiente fue añadir agua al aceite complejo (como base, para que cunda más la mezcla) y diversos productos para hacer más nutritivo el conjunto: endulzantes, extractos de plantas, pescado, hígado, etc., aminoácidos y ciertos productos químicos como la betaina, la lisina y otros. Había nacido el remojo (dip, inducing oil, soak, boosters, trempage). Ahora tenemos mucha variedad donde elegir y no parece que tengamos que preocuparnos porque año tras año aparecen más remojos, variantes especiales, formatos diferentes, etc. Realmente acabaremos mareados de tanta oferta que nos complica la elección. Para ayudaros a hacer una distinción, podemos deciros que hay dos tipos principales de remojos. Es nuestra forma personal de clasificarlos, en los catálogos no los encontrareis diferenciados de esta manera.

 

  • Remojos fundamentalmente aromáticos. Tienen una gran cantidad de aroma y aceite, y pocos extractos y aditivos nutritivos. El aspecto suele ser muy transparente, no parece una mezcla sino un líquido muy limpio.

  • Remojos nutritivos, también llamados “food dips”. El poder aromático es mucho menor, ya que el fabricante ha optado por limitar al máximo la cantidad de aroma y aceite y aumentar la dosis de extractos y nutrientes diversos.

En los primeros no es recomendable dejar un boilie sumergido mucho tiempo, ya que lo saturará hasta hacerlo repulsivo. En los segundos podemos tener los boilies en remojo todo el tiempo que queramos, con la limitación normal de que pueden hacerse demasiado blandos si nos excedemos mucho.

Extractos naturales: inevitable hablar de ellos después de haberlos nombrado en el punto anterior. Es lógico pensar que si este producto forma parte de los remojos, también puede utilizarse por separado. La variedad de extractos no es muy amplia, ya que este compuesto se extrae de modo natural y esto no es posible en muchos alimentos. Encontraremos extracto de hígado, de gambas, de pescado blanco, de sardina, de cacahuete, de merluza, de cañamón, de germen de maíz y poco más.

Dip powder (“remojo” en polvo): Es poco conocido y utilizado en España, pero muy eficaz. Se trata de un polvo que viene envasado en frascos herméticos y que se emplea del siguiente modo:

 

  1. se inserta el boilie en el hair

  2. se coge el bajo de línea y se coloca el boilie en el polvo con anzuelo y todo. Se cierra el frasco (vienen con una tapa a presión y otra roscada; tapamos solo con la primera)

  3. Se sacude el bote para que el polvo embadurne todo el boilie (el anzuelo también se lleva su parte)

  4. Este polvo, al contacto con el agua, forma una gelatina que se queda pegada al cebo (y al anzuelo, y al trenzado…) Si el producto es de calidad no dejará grumos en el bote.

El olor que desprende puede llegar a ser insoportable, pero por lo que hemos comprobado, muy efectivo. En su composición algunas marcas incluyen hasta feromonas. En la actualidad no hay mucha variedad, los sabores/olores básicos. Nosotros hemos probado polvos de especia (que incluyen en su composición hormonas de carpa) y hemos tenido bastante éxito. Aunque la capa gelatinosa desaparezca al cabo de algunas horas, el olor perdura mucho tiempo. De todas las variedades es ésta sin duda la que preferimos.

 

Spray no se trata de un producto diferente, sino del remojo que hemos hablado anteriormente, solo que ahora viene presentado en frasco con pulverizador. La diferencia es que cambia el solvente, ahora se utiliza el alcohol isopropílico. Se usa muy fácilmente, cuando ya tenemos el boilie colgando del anzuelo, pulverizamos y ya está.

 

 

Masilla: un método que siempre ha dado muy buenos resultados es guardar cierta cantidad de la masa cruda con la que hacemos nuestros boilies, con la idea de envolver, una vez en el anzuelo, el boilie con ella. La idea es muy buena, ya que la masa cruda, sin pasar por la ebullición, mantiene intactas todas las propiedades nutritivas de los diversos ingredientes de la receta. Hemos conocido pescadores que empleaban este método en el Vellon con muy buenos resultados, cuando eran aún pocos los que pescaban grandes carpas en este famoso embalse. Ahora algunas marcas ofrecen una masilla que se emplea de la misma manera. La ventaja es que la textura es mas fina y es más fácil envolver el boilie con ella. El inconveniente estriba en que no es casera (como nuestros ingredientes caseros no hay nada) y que no disponemos de muchas variedades para hacerla coincidir con el sabor de los boilies que utilizamos.

 

Extracto de feromonas Ultrabite: Desde hace pocos años la empresa “Baitmar” lanzó al mercado un novedoso aditivo para cebos que basaba su acción en las propiedades de atracción de las feromonas naturales. Estas feromonas son sustancias químicas que segregan los peces a través de la piel y la orina haciendo las funciones de canal de comunicación rápido y eficaz entre miembros de una misma especie. Estas sustancias pueden modificar el comportamiento de los peces ante situaciones de peligro, actividad, estimulación del apetito e incluso ayuda a la localización entre individuos de especies de hábitos gregarios, como es en este caso la carpa. Estos mecanismos naturales han sido estudiados durante años por investigadores que buscaban un método basado en la atracción de los peces a través de la síntesis en laboratorio de estas feromonas. El objetivo era una mejora en la pesca comercial y en la acuicultura. Así, tras años de investigación, se comprobó que utilizando feromonas con peces que se encontraban en su medio natural, se conseguía modificar su comportamiento estimulándolos a que buscasen alimento. Esto abrió un mundo de posibilidades de cara a su aplicación en la pesca deportiva, y así nació “Ultrabite”. Se presenta en pequeños viales para diferentes especies (en nuestro caso, carpa o barbo) que se añaden directamente o se diluyen en agua. Tambien puede venir como jarabe viscoso y azucarado, que utilizaremos en la cantidad indicada por el fabricante. Se puede usar en boilies, engodos, pan, granos o cualquier otro tipo de cebo apetecible por la carpa o el barbo. Nuestra experiencia no es muy extensa con este producto, pero nos ha dado unos resultados bastante satisfactorios en condiciones en las que los peces se encontraban en época de freza, momento en el que al perecer suelen perder el interés por la mayoría de los cebos.

RECETAS CASERAS

Podemos realizar en casa un remojo efectivo, que precisamente tendrá la ventaja de que lo hemos hecho nosotros mismos. En un remojo comercial realmente no sabemos que hay dentro y si los ingredientes utilizados son de calidad. Ocurre lo mismo que con los boilies comerciales. En cambio, si somos nosotros los que elegimos lo que vamos a poner, estamos seguros de que haremos un buen producto. Un consejo: podéis experimentar con los ingredientes que os vengan a la imaginación, pero no abuséis de aquellos que puedan ser repulsivos para el pez, como aromas, aceites, etc. Vamos a daros dos recetas que a nosotros nos van muy bien. Aunque en el comercio encontrareis un remojo específico prácticamente para cada variedad de bolies, nosotros creemos que con tener un remojo salado y otro dulce, es suficiente.

Remojo salado: saldrá con aroma de pescado una vez mezclemos todos los ingredientes.

 

  • 2 cucharadas soperas de Bovril. Es un botecito de concentrado cárnico que encontraremos fácilmente en el supermercado. Color oscuro y aroma muy penetrante. Es muy espeso.

  • ½ vaso de café de Viandox. Concentrado liquido envasado en botellas de 1 litro . No se encuentra en España. Aprovechad vuestro futuro viaje a Francia para haceros con un par de botellas. Utilizaremos este producto para disolver las dos cucharadas de Bovril.

  • Max Nutrex. Es un preparado en polvo, muy nutritivo, que nos ofrece Carp Max. Disolvemos una cucharada sopera en ½ vaso de café de agua y lo incorporamos a la mezcla. Si no disponéis de este ingrediente, podéis utilizar alguno similar que ofrezcan otras marcas (Secret Agent de Rod Hutchinson, Amino Liver de Kevin Nash, Nutramino o Multimino de Nutrabaits)

  • 1 cucharada de café de Robin Red. El ingrediente nº1 para la realización de boilies caseros. No se va a disolver, pero dará su “toque” especial y permanecerá en suspensión.

  • 1/3 de vaso de café de aroma Monstercrab de Rod Hutchinson. También podemos utilizar cualquier aroma de pescado (el salmon es muy efectivo)

  • ½ vaso de café de aceite de sardina o de hígado de bacalao (podemos encontrarlo en farmacias) Hay un aceite que funciona mejor que estos: el aceite de pellets de “halibut”, pero de momento es muy difícil de conseguir. En este último caso, al ser menos denso y aceitoso, podemos poner un poquito más.

  • ½ cucharada de café de betaina en polvo, que diluimos en ½ vaso de café de agua. Hoy en día todas las marcas la tienen en su catalogo.

  • Aminoácidos en polvo o líquidos. También se emplean en dosis muy pequeñas: ½ cucharada de café si vienen en polvo o una cucharada sopera si es liquido. Atención que es un producto que rápidamente caduca. Nosotros utilizamos un compuesto en polvo procedente de la casa Carp Max, que lo ofrece en variante salada y dulce bajo el nombre de Nucleotidos.

  • Fijaos que al final de la receta habremos utilizado de un vaso a vaso y medio de agua (siempre refiriéndonos a vasos de café)

Remojo dulce: en este caso el olor resultante será muy parecido al del aroma utilizado, con unos pocos matices que darán el resto de ingredientes.

 

  • ¼ de vaso de café de Viandox. Polivalente, podemos utilizarlo tanto en remojos salados como dulces.

  • Max Nutrex. Complemento indispensable para hacer más nutriente el remojo. Disolvemos una cucharada sopera en ½ vaso de café de agua y lo incorporamos a la mezcla. Recordad que también hay opciones en otras marcas.

  • 1/3 de vaso de café de aroma fresa (en alcohol etílico). Podéis emplear vuestro aroma favorito porque aquí si que tenéis una gran variedad donde elegir.

  • ½ vaso de café de aceite de maíz. El aceite de germen de maíz va perfecto. Starbaits tiene el Bait Enhancer CSL que también está funcionando muy bien. Si no encontráis nada, siempre podéis ir a cualquier supermercado y comprar algo de aceite comercial (nada de oliva, girasol, etc.… maíz!)

  • ½ cucharada de café de betaina en polvo, que diluimos en ½ vaso de café de agua. Este estimulante también es polivalente.

  • Aminoácidos en polvo o líquidos, mismas dosis descritas anteriormente.

  • 1 vaso de café de endulzantes. Aquí vamos a realizar una mezcla de varios de ellos. Llenaremos ½ vaso de café con agua y diluiremos en ella Aspartamo, endulzante en polvo granulado a la venta en cualquier comercio. Echaremos bastante cantidad, porque es bastante difícil llegar al punto de saturación. Cuando veamos que ya no se disuelve tan rápidamente, pararemos. Nos daremos cuenta en seguida porque el aspartamo es ligeramente efervescente y al final su reacción no será tan fuerte. El ½ vaso restante lo llenaremos de endulzante liquido tipo Natreen o cualquiera que encontremos en el supermercado (están hechos a base de sacarina liquida y ciclamato de sodio).

  • También aquí hemos utilizado agua, como en el remojo salado.

¡Ya está! Estos son nuestros remojos. Unas notas aclaratorias sobre los endulzantes. En vez de la mezcla de ellos que os hemos descrito, podéis recurrir a cualquier sweetner comercial (Kevin Nash, Nutrabaits, Rod Hutchinson, Starbaits….. todas las marcas tienen) El problema es que realmente no sabréis lo que estáis poniendo. Por otro lado hay un producto llamado NHDC (Neohesperidine Dihydrochalcone), que se revela como un dulcificante tremendamente potente; es 1600 veces más dulce que la sacarosa. Su uso común es en alimentos de tipo Light a los cuales se les ha quitado gran parte de gusto al eliminarles las grasas y lípidos. Al revés que muchos sweetners, que tienen una acción explosiva donde llenan en seguida todas las papilas gustativas de sabor, el NHDC tiene una acción más a largo plazo, quedando un remanente en la boca del pez durante mucho tiempo, que le hace recordar constantemente lo que ha comido (y que le ha gustado evidentemente). Actualmente, este producto es realmente difícil de conseguir, pero algunas marcas están ya intentando comercializarlo. Os mantendremos informados. Os aconsejamos que hagáis vuestras propias pruebas, porque hay más ingredientes susceptibles de introducir en la mezcla. Nosotros no lo hacemos porque si ponemos muchos al final no sabremos cual de todos es el que realmente ejerce la atracción sobre el pez. Además, cuando hay tantos ingredientes en una receta lo más normal es que unos enmascaren el efecto de otros, haciéndolos inoperativos. Nos habremos gastado mucho dinero en mil componentes cuando de todos, solo unos pocos están haciendo efecto. ¿Algunas ideas? La miel, el concentrado de chufa para hacer horchata, el azúcar líquido, cualquier sirope, naranja o limón triturado en lugar de agua, etc. etc. ¡No añadáis ningún emulgente comercial! Su efecto es repulsivo y solo tiene efecto en grandes cantidades. Como la mezcla seguro que no os va a salir homogénea, la sacudís bien antes de utilizarla.

Estos dos remojos caseros vienen siempre en nuestra caja de pesca. Los utilizamos de varias maneras:

 

  • El bajo de línea ya preparado, dejamos el boilie reposar unos minutos en el remojo. Cuando lo sacamos lo dejamos colgando unos instantes par que seque un poco la superficie.

  • Tenemos varios boilies en el interior del frasco, desde un día antes. No nos gusta abusar mucho y tenerlos varios días dentro.

  • Tenemos un bote donde guardamos los boilies destinados al anzuelo. Echamos un poco cantidad del remojo dentro y periódicamente sacudimos y hacemos rodar los boilies en el bote, para que se reparta bien el líquido. Así podemos tenerlos muchos mas días, incluso meses. Este método también es valido para impedir que aparezca moho en la superficie de nuestros cebos favoritos. El boilie absorbe remojo, pero no excesivamente ya que la cantidad está controlada.

CUANDO UTILIZARLOS

Los remojos y demás productos que os hemos mencionado pueden ser utilizados siempre que queramos, pero hay dos momentos al año en que su uso es más que aconsejable: en invierno y en verano. En invierno el agua está muy fría y todos los aditivos líquidos que lleve nuestro boilie lo van a tener muy mal para difundirse por los alrededores. En este caso es recomendable remojar el cebo, para que puedan dispersarse mejor los atrayentes. El consejo es llegar incluso a remojar el boilie con aroma puro, siempre que este sea en base alcohol etílico, ya que éste se difunde mejor que cualquier otro a temperaturas muy bajas. En verano el agua está muy caliente y cualquier aditivo se difunde bien. El problema en este caso es la baja actividad de las carpas, que están amodorradas por el exceso de calor y por el poco oxigeno presente en el agua. Un buen estimulo es imprescindible para que tome nuestro cebo y la mejor manera es cualquiera de los métodos que os hemos descrito.

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº114 de abril 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº115 de mayol 2006