I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
La pesca de la carpa en verano

Hemos llamado el articulo la pesca en verano, pero realmente queremos dedicarlo a las épocas de calor intenso y prolongado. Periodos de anticiclón de varias semanas y con temperaturas diurnas superiores a los 30Cº grados, superando en alguna ocasión incluso los 40Cº. Esta situación normalmente coincide con los meses de julio y agosto, pero algunos años se puede dar esta circunstancia a finales de mayo y prolongarse hasta finales de septiembre. Este calor sofocante repercute directamente sobre la carpa, sobre su entorno y sobre los propios pescadores. Vamos a analizar todos estos factores y a dar os algunos consejos prácticos para afrontar la pesca en verano y para soportar mejor estas condiciones extremas.

Factores negativos

Con esta situación anticiclónica típicamente veraniega, la temperatura diurna puede llegar a ser muy alta, ocasionando así también un aumento en la temperatura del agua. Uniendo este factor a la de un mayor regadío y a un alto índice de evaporación, conlleva a una bajada drástica de la reserva hidráulica. Los niveles de los embalses bajan drásticamente y la calidad de agua empeora rápidamente. El contenido en oxigeno también baja notablemente, y esto influye en las masas de agua y en el comportamiento de los peces. La repercusión dependerá lógicamente del volumen de agua y de la latitud en la que nos encontremos. La subida de las temperaturas, no solo afecta negativamente a la actividad de las carpas, sino también al resto de los seres vivos y a todo el ecosistema acuático. Todo el ecosistema se relentiza o hay un cambio radical del reloj biológico.

Factores positivos

Cuando el calor es tan sofocante, lo único que puede cambiar el ritmo y alterar el comportamiento es un fenómeno meteorológico brusco, como pueda ser una tormenta, lluvia intensa o viento fuerte. Si se levanta viento fuerte y provoca oleaje, es ideal. El oleaje y el choque de las olas contra las rocas, produce gran cantidad de oxigeno. Debido a este aumento de oxigeno en el agua la actividad aumenta considerablemente, cuando se da esta situación es recomendable pescar en la orilla donde rompen las olas. Allí van todas las carpas en busca de alimento en las aguas revueltas. Si el viento además es algo mas fresco, es ideal porque además provoca un descenso de la temperatura del agua. La típica tormenta veraniega acompañada de lluvia torrencial es como una bendición, la propia lluvia aporta agua fresca y llena de oxigeno y si además añadimos a esto el oxigeno producido por el choque de las gotas con el agua, rápidamente veremos la reacción. Después y incluso durante la tormenta la actividad aumenta considerablemente. Por su puesto no hay nada mejor que una tormenta fuerte, con mucho aire y mucha lluvias durante un par de horas.

Comportamiento de la carpa

Cuando hace calor intenso y prolongado, desde luego no es la mejor época para pescar carpas. La actividad se reduce considerablemente y el numero de horas de actividad son menores en comparación a la primavera o el otoño. Debido al calor y a la falta de oxigeno, suelen adoptar hábitos gregarios y hacer el mínimo esfuerzo. Si el consumo de energía requerido para buscar comida es superior al aporte energético que le va a proporcionar el alimento, se quedaran inactivas. Durante el día, sobre todo en las horas de máximo calor ( medio día y tarde), permanecerán en zonas mas profundas mas frescas, someras y oxigenadas, es allí donde deberemos buscarlas. Dependiendo del embalse, en general se mantienen en una profundidad que oscila entre los 5 y los 8 metros. Hay algunas excepciones como los embalses situados a mayor altitud, donde las aguas son mas limpias, frescas y oxigenadas, donde el comportamiento será diferente y mas similar al de primavera o otoño. Otro condicionante por el cual buscan zonas mas profundas, es porque su alimento principal durante las horas de máximo calor también lo hace. Camarones, cangrejos y peces pequeños, van a zonas más profundas y las carpas detrás. Los mejores momentos para pescar serán las horas nocturnas, el amanecer y el anochecer, aunque siempre podremos tener alguna picada durante el día siempre. Según va cayendo la noche, la actividad aumenta en las zonas poco profundas y en las orillas. Esto tiene dos explicaciones, por un lado debido al descenso de las temperaturas la superficie del agua se enfría algo y las carpas se animan algo porque ya no requieren tanto esfuerzo para alimentarse. Por otra parte todos los crustáceos y otras especies, se mueven hacia las orillas en busca de alimento y la carpa por supuesto va detrás de ellos.

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº 92 de junio 2004