I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
Los cebos

La carpa ha sido pescada en nuestro país por generaciones y generaciones de pescadores. Al igual que las artes de pesca han avanzado a lo largo de la historia de la pesca, también lo han hecho los cebos que han sido empleados. Patatas, lombrices, maíz… hasta llegar al boilie, todos ellos han tenido su momento, y lo siguen teniendo, porque aunque ahora “se lleva” el boilie, no por ello otros cebos alternativos resultan menos interesantes. Frecuentemente caemos en el error de encasillarnos en unos métodos de pesca y en unos cebos determinados. Nuestro caso particular es obsesionarnos con el material de carpfishing y con los boilies, abanderados de la pesca moderna de grandes ciprínidos. Por favor… nuestro sistema de pesca y nuestros cebos son solo una herramienta que en determinadas circunstancias nos va a dar ventaja sobre el pez, pero no siempre. Hay otros momentos, otras situaciones de pesca, en la que seria mejor otra técnica de pesca y tal vez… una buena lombriz. Pero no lo hacemos, con la modernización hemos perdido la capacidad de adaptarnos a las circunstancias de pesca (incluso hemos perdido la facultad de leer la situación) y nos empeñamos en pescar “como siempre lo hacemos” y con “los boilies de siempre”. La mejor manera de pescar es aquella que se adapta mejor a la situación de pesca. No lo olvidemos. Quizás no tenemos que pescar con nuestros métodos modernos… o quizás tenemos que recurrir a cebos alternativos.

LOS OTROS CEBOS

Cuando éramos más jóvenes y empezábamos con esto de la pesca de la carpa, seguramente de la mano de nuestro padre, la jornada de pesca empezaba en la cocina. Con experiencia elegíamos las patatas del tamaño adecuado, las limpiábamos un poco bajo el grifo y las poníamos a hervir. En otros casos antes de ir a pescar nos dábamos una vuelta por las acequias de la huerta, azada en mano, para buscar esas lombrices tan apetitosas. Algunas veces, pescando al lado de otros pescadores, descubríamos algún cebo nuevo que ellos utilizaban (con éxito) ¡y que nosotros ni siquiera pensábamos que podía ser valido! Vamos a hablar de cebos que han aparecido recientemente en nuestra modalidad de pesca y de los cebos tradicionales que se han empleado toda la vida para pescar carpas. Seguro que alguno de ellos puede sacarnos de algún apuro en el futuro, cuando los boilies no pescan nada…

LA PATATA

Para muchos pescadores la patata es el cebo nº1. La atracción que presenta sobre el pez es difícil de imitar por otros cebos, ya que contiene gran cantidad de almidón que se difunde muy bien por el agua y es percibido por el pez, estimulándole inmediatamente a tomar el cebo. La manera de preparar la patata es la siguiente: se toma una patata (preferiblemente bastante redonda) y la limpiamos un poco con agua corriente. Ponemos un cazo con agua y ponemos la patata dentro. La cantidad de agua debe ser tal que cubra la patata totalmente. Lo ponemos al fuego y contamos 20 minutos cuando empieza a hervir. Pasado este tiempo la sacamos del cazo con ayuda de una cuchara y la guardamos en algún recipiente para llevárnosla. Conviene que se vaya enfriando por si sola, para que después todo el interior sea homogéneo. Si la enfriamos bajo el grifo habrá un gran cambio de temperatura entre la parte exterior y la inferior, que puede dar lugar a grietas cuando la pongamos en el anzuelo. Cortamos la patata por la mitad y después a la larga, haciendo gajos que insertaremos en el anzuelo como indicamos en la ilustración. El problema que presenta este cebo es que si nos pasamos hirviendo la patata quedará demasiado blanda y no aguantará en el anzuelo (se caerá al lanzar) y si, en cambio, la hervimos poco, quedará muy dura y dificultará el clavado del anzuelo cuando la carpa tome el cebo. Hay otras opciones para montar la patata en el anzuelo. Se trata de cocinar patatas más pequeñas que pondremos íntegramente en el anzuelo. Para este método se usan anzuelos triples. Como desaconsejamos totalmente el empleo de estos anzuelos por el daño que le causan al pez, preferimos también no emplear la patata de este modo.

EL MAIZ

El maíz es un cebo interesantísimo y de aceptación muy rápida por la carpa. ¿Qué quiere decir esto? Pues que mientras otros cebos la carpa debe probarlos y aprender a apreciarlos como comida, en cuanto ve un grano de maíz (aunque sea por primera vez) ya sabe que puede comerlo y que le va a gustar. Esto es debido a que el maíz presenta una gran concentración de hidratos de carbono, que estimulan el apetito de la carpa. Podemos preparar el maíz en nuestra casa pero lo mas corriente es comprarlo ya preparado en lata, como seguro que ya sabéis. Es un cebo muy conocido y seguro que más de una vez habéis pasado por el supermercado, de camino al pesquil… El maíz es muy utilizado como cebado y preparado con este fin en grandes cantidades. Cuando lo hagamos, no está de más separar los mejores granos aparte para emplearlos en el anzuelo. Existe también una variedad de maíz que destaca por su tamaño: es el maíz gigante. El interés reside en el hecho de que es el triple de grande que el maíz corriente, pero su contenido nutritivo es menor y por ello también la atracción sobre el pez.

LA MASILLA

El arte de hacer una buena masilla se pierde en el tiempo. La masilla clásica de harina con agua y colorante alimenticio (símil del azafrán) puede complementarse con muchos otros ingredientes, siendo un verdadero arte que muchas veces es “secreto de pesca” de los pescadores mas viejos. La receta clásica se prepara de la siguiente manera: se pone en un vaso un dedo de agua y se añade colorante de cocina para teñirla de amarillo. Una vez tenemos el tono que queremos, empezamos a echar harina poco a poco, moviendo con una cuchara o mejor con un palito. Conforme vamos echando mas harina la mezcla se va haciendo mas espesa y cuesta mas moverla. Llegará un momento que podremos sacar el palito con una gran cantidad de masa y ésta no se caerá. Es el punto óptimo, ya podemos llevárnosla a pescar, no sin olvidar coger un poco más de harina por si acaso, porque a veces llegamos al pesquil y la masa se ha reblandecido. La capa exterior está bastante seca pero lo de abajo está muy poco consistente. Un poco de harina más y será perfecta para que aguante en el anzuelo. ¿Cómo la colocamos? Con el palito sacamos una buena porción de masilla y la frotamos contra el anzuelo, dando vueltas como si estuviéramos “bobinándolo” con tiras de masa. El problema que presentan las masillas es que aguantan mal en el anzuelo y no soportan lances fuertes. Aunque hagamos una masa de buena consistencia y la sujetemos bien al anzuelo, una vez en el agua se irá disgregando hasta caer. Otras recetas de cocina para nuestra masilla consisten en la adición de aceites diversos (pescado, maíz, etc.), edulcorantes (sacarina liquida, aspartamo), aromas, miel, u otros componentes que nos dicte nuestra imaginación.

 

EL HABA

El haba es un cebo de gran tamaño que ha sido empleado desde hace años en muchos embalses españoles, sobre todo en Extremadura, y que atestigua muchas y grandes capturas. Su uso habitual es enganchado directamente al anzuelo pero en nuestro caso podemos atravesarlo para colocarlo en el hair. Es un cebo que funciona muy bien en lugares donde las carpas han sido acondicionadas a él y ya saben reconocerlo. En sitios donde no se ha empleado jamás su eficacia es menor; tendremos que hacer cebados previos para que la carpa aprenda a apreciarlo.

 

 

 

 

EL CACAHUETE

Cebo muy empleado en Francia, aquí es poco conocido. Su principal interés reside en su alto contenido en aceite, que se difunde en todas las capas de agua hasta la superficie, ya que como sabéis, el aceite flota en el agua. Para facilitar su salida al exterior conviene retirar la piel rojiza del cacahuete y emplearlo desnudo. Por su bajo peso, puede utilizarse fácilmente en compañía de una porción de espuma en presentación flotante. Por esta misma razón funciona muy bien si pescamos en medio de cieno, ya que no se hundirá. El cacahuete requiere de cebado previo y de un periodo de acostumbramiento.

 

LA CHUFA

Es otro cebo que en Europa está muy bien considerado, sus adeptos lo prefieren incluso antes que el maíz. No es un cebo rápido ni instantáneo, sino que necesita de cebados previos para que la carpa lo acepte; en cambio, cuando ya ha sido introducido en un embalse y las carpas lo reconocen, la atracción es máxima, ya que se vuelven poco menos que locas con las chufas. Su gran poder de atracción se debe a la enorme cantidad de azúcar que contienen. Al ser muy duras, cuando son trituradas por los dientes faringeos el pez siente una explosión de sabor que lo estimula. Además este pequeño chasquido que se produce al machacarlas produce unas vibraciones en el agua que indican a otras carpas que sus hermanas han encontrado un cebadero y se están alimentando. Existe una variedad de chufas procedente de África que destaca por su color negro y su mayor tamaño, pero atención, estas chufas no contienen tanto azúcar y la carpa las aprecia menos. La presentación de la chufa se hace en forma de ristras sobre el hair.

 

EL ALTRAMUZ

 

Es un cebo poco utilizado en España, posiblemente debido a falta de costumbre y a su alto coste. Además de ser un cebo excelente para la carpa, es un cebo que rechazan otros animales molestos en la pesca como el cangrejo o la tortuga. Su presentación se hará sobre el hair en forma de ristra. No es necesario un largo periodo de aceptación, las carpas los suelen aceptar con bastante facilidad.

 

 

EL GARBANZO

 

Muy utilizado en centroeuropa, donde en muchos embalses hay amures que se vuelven locos con este cebo. El garbanzo absorbe mucha agua durante su preparación, doblando su tamaño. Por esta razón, podemos colorearlo muy fácilmente, tintando el agua en la que lo mantenemos en remojo. Incluso podemos darle aroma si lo añadimos durante la cocción. Al ser tan parecido a un boilie pequeño, se coloca sobre el hair de forma individual o en forma de ristra, según la finalidad que le vayamos a dar. El garbanzo también requiere de un periodo de aceptación, pero no demasiado largo.

 

 

LA LOMBRIZ DE TIERRA

Hay momentos previos a la pesca que ya forman parte de la misma. Esto ocurre también cuando vamos, azada en mano, a buscar lombrices en zonas húmedas, marjales o acequias que recientemente se han quedado sin agua. Sabiendo donde buscarlas es fácil hacerse con un par de docenas, de sobra para una buena tarde de pesca. La colocación en el anzuelo no plantea problemas, siempre que no sea demasiado grande. Hay pescadores que insertan las lombrices a lo largo del anzuelo, mientras que otros prefieren calvarlas por varios puntos para que tengan algo de movilidad. Con varias lombrices puede hacerse hasta un ramillete. Se puede llegar a poner en el hair aunque no es fácil: hay que conseguir varias lombrices tamaño XXL y pasarlas por un hilo, después haremos con ellas un ovillo del tamaño de una bola de golf que anudaremos en el hair. Hay especies de lombriz de tierra que crecen considerablemente, llegando a un grosor que permite ponerla en cualquier anzuelo. Una verdadera golosina para cualquier carpa… y especialmente para el barbo.

 

EL ASTICOT

En la pesca al coup y a la inglesa este gusano es el cebo predilecto. ¿Por qué no utilizarlo en la pesca de grandes carpas? La colocación en el anzuelo es un poco laboriosa, pero el resultado vale la pena. Tenemos que insertar un par de docenas de asticots en un hilo de coser, que después anudaremos al anzuelo (mejor si lleva anilla o bucle). Este cebo es irresistible, pero cuidado, no está muy bien visto porque la carpa lo toma con verdadero frenesí y el anzuelo clava muy en el fondo de la garganta.

EL FIAMBRE

No tan usado como cebo para carpas, en cambio, si que hay pescadores que lo utilizan para tentar grandes barbos. Podemos elegir trozos de chorizo, tacos de magro en conserva, rodajas de longanizas de Frankfurt, etc. Algunos tipos de fiambre se sujetan bien en el hair, mientras que otros se soltarán a la mínima que lancemos fuerte.

 

EL QUESO

Esta técnica, orientada más a la captura de barbos que a la de carpas, requiere una preparación previa del escenario de pesca. Hay que buscar un queso de aroma fuerte y fundirlo en una cacerola, vertiéndolo después sobre unas piedras planas y porosas, a las que quedará pegado al cabo de unos 15 minutos. Dos días antes de ir a pescar tiraremos las piedras en la zona escogida, los peces irán mordisqueando el queso de las piedras pero no podrán desprender más que pequeños trozos. Esto les estimulara el apetito y así el día de la pesca irán como locos a por el queso. La presentación del queso será en forma de taquito montado sobre el hair.

LA COMIDA DE GATO

Aun recordamos una picada bestial que tuvimos en el embalse de Peñarroya. Habíamos abierto una lata de comida para gato, especial salmón, de la que cortamos un taquito poco más grande que un boilie de 20 mm . Tras insertarlo en el hair y lanzar la caña, no tuvimos que esperar mucho para oír la alarma sonar… pero lo más espectacular fue que su pitido prácticamente quedaba apagado por el ruido que hacia la bobina del carrete, que rodaba a toda velocidad soltando hilo. Nunca hemos vuelto a ver salir tanta línea en tan poco tiempo. Por cierto, la lucha duró 3 segundos, ¡el hilo se partió! Desde ese momento siempre hemos llevado con nosotros una pequeña lata de comida para gato. No ocupa sitio y puede ser una buena opción. Podemos encontrarla en cualquier supermercado y con composiciones diversas, aunque nosotros preferimos las variantes de pescado. El problema es que resulta un cebo bastante blando y no resiste un lance fuerte, no obstante, esto se puede solucionar envolviendo el cebo en una malla, como hemos explicado en el capitulo III.

EL FROLIC

El frolic es uno de los cebos mas conocidos en Europa, siendo preferido por muchísimos pescadores incluso por delante del propio boilie. Pocos escenarios europeos aun no han visto estas galletas para perros en sus aguas. Las carpas lo adoran y sucumben una y otra vez a sus encantos. La ventaja del frolic parte de su composición: aunque tiene algunos ingredientes vegetales, la mayor parte es cárnica, con un aroma característico que vuelve locos a los perros en tierra y a las carpas en el agua. Por otro lado, al estar sumergido, poco a poco va disgregándose y multitud de partículas se dispersan en la corriente de agua, llegando a cierta distancia y potenciando así la atracción del cebo. Es por esta razón que muchos pescadores de renombre están convencidos de que este cebo funciona mejor en ríos con movimiento de agua que en los embalses, donde está más estancada.

Tenemos varios modos de colocarlo en el anzuelo:

 

  • Pasar el hair por el agujero interior y luego enganchar el lazo al mismo anzuelo.

  • Pincharlo con la aguja pinchaboilies e insertarlo en el hair.

  • Hacer una “hamburguesa” cortando un boilie por la mitad y colocando un frolic en el medio.

  • Meter varios frolics en el hair, asegurándolos colocando un grano de pienso en el agujero. El último frolic lo taladramos.

Ya habéis podido comprobar que hay muchas posibilidades, es un cebo que debéis probar, seguro que no os defraudará. Pero también presenta algunos inconvenientes: por un lado, este cebo dura poco en el agua y hay que renovarlo periódicamente. Hay que hacerse a la idea de lanzar las cañas cada dos horas, aproximadamente. Por otro lado, no es posible encontrarlo en España, solo podemos comprarlo en Francia, Alemania y en Andorra. En algunos supermercados españoles hay un pienso para perros parecido, también con un agujero al centro, pero no se puede comparar con el frolic original.

 

EL PAN

El clásico pan ha hecho sus deberes en cuanto a la pesca se trata. Cuantas veces no hemos visto en un estanque publico las carpas boqueando en superficie, tomando los trozos de pan que los visitantes les echaban. Es el cebo nº 1 para pescar en embalses que tienen visitantes asiduos que se acercan a echar comida a los peces, ya que los acostumbran a este cebo. En situaciones específicas, como por ejemplo pescando a pez visto, se revela insustituible para atraer al pez y conseguir la picada. La presentación del pan es siempre a flote, pescando con las técnicas apropiadas. Podemos engancharlo directamente al anzuelo o sujetarlo con el sistema del D-Rig.

 

EL PEZ MUERTO

Estamos ante un cebo tradicional que cuenta con capturas de grandes ejemplares de carpas en su haber. Esta técnica es muy buena para la pesca de grandes barbos y carpas. Se coge un pez pequeño (alburno, madrilla, etc..), se introduce una aguja por la cola hasta que sale por la parte de delantera, después se coloca un corchito y un stop. Hay que ajustar el hair de tal manera que el anzuelo quede libre inmediatamente después del final de la cola. Para que el pez quede mejor sujeto se hace un pequeño nudo con alambre o cuerda por debajo de la aleta caudal.

EL CANGREJO

Este cebo se puede presentar en forma de cola o de cangrejo entero. Se atraviesa con una aguja la parte trasera del cangrejo, a su salida se coloca espuma flotante y un stop. El anzuelo quedara libre al final de la cola y cuando el pez absorba el cangrejo el anzuelo se ira detrás. Esta técnica da muy buenos resultados con carpas grandes, que no tienen ningún problema en tragarse el cangrejo entero, pinzas incluidas. Con esta técnica no se suele tener muchas picadas, pero cuando suena la alarma tenéis que estar bien preparados porque seguro que se trata de un ejemplar grande de barbo o carpa. Otra manera de preparar el cangrejo como cebo (aunque resulta un poco repugnante) es pelarlo y colocarlo dentro de una malla, que sujetamos a una anilla o bucle en el anzuelo. La ventaja de esta presentación reside en que el cebo aguantará mucho mejor en el hair y resistirá mejor la acción depredadora de cangrejos que se sientan atraídos por esta golosina. Al estar pelado desprende más olor y su poder de atracción es mayor.

LOS PEQUEÑOS GRANOS

Hay ciertos granos, como por ejemplo el cañamón, que causan un verdadero frenesí en la carpa, comiéndolo sin prestar atención a otros cebos que tenga alrededor. El inconveniente de utilizar estos cebos en el anzuelo es que son granos de tamaño muy reducido. Podemos hacer mini ristras y colocarlas por el anzuelo, o mejor colocarlos en un malla, realizando un “bait mess”.

 

LOS PELLETS

Hace relativamente poco tiempo que están en el mercado y ya se han convertido en uno de nuestros cebos predilectos. Tiene un gran poder de atracción debido a su composición. Usado originariamente como pienso para peces de piscifactoría, a la fuerza está muy equilibrado, nutritivamente hablando. Además, contiene estimulantes de apetito que influyen en que las carpas lo tomen. Pensad que en piscifactoría se busca el rendimiento por encima de todo: las carpas deben crecer mucho y en el menor tiempo posible, para que sea rentable su cría en cautividad. El pellet usado para poner en el anzuelo debe ser de tamaño grande ( 20 mm .) Hay que taladrarlo y colocarlo en el hair como si fuera un boilie. Si se taladra manualmente corremos el riesgo de que aparezcan grietas y se resquebrajen. Para evitarlo nosotros los taladramos en casa con un minitaladro eléctrico y una broca fina. Así llevamos unos cuantos pellets preparados en un frasco. No obstante, tenemos compañeros que llevan consigo a pescar el minitaladro, conectable a una pequeña batería de plomo de 12V. Actualmente se comercializan en multitud de tallas e infinidad de sabores

LOS PELLETS BLANDOS SMARTBAITS

Utilizados en la pesca al coup por pescadores ingleses desde hace algunos años, se trata de un cebo bastante interesante para la pesca de grandes carpas. La empresa que los ha desarrollado es Smartbaits y los comercializa en varios tamaños: 6, 12 y 18 mm , ya sean normales o flotantes y con una gran variedad de sabores. La particularidad, aparte de ser blandos, es que están hechos de unas fibras alimenticias que no se deshacen en el agua, al contrario que los pellets comunes que conocemos. Se pueden utilizar tanto directamente en el anzuelo como en el hair. Al ser blandos son muy atractivos para las carpas.

 

SUJETAR CEBOS BLANDOS

El inconveniente más grande con el que nos encontramos cuando nos disponemos a pescar con cebos blandos, es que debido a su textura se desprende del hair cuando pretendemos hacer un lance a distancia. Según la dureza del cebo podemos echar mano de unos trucos para evitar que se desgarre y así poder ganar unos metros de distancia.

 

  • Lamina de plásticoEste sistema está pensado para cebos semiblandos como pudiera ser una patata hervida. Si utilizáramos un stop convencional, en el momento de realizar un lance fuerte este se saldría por el orificio de entrada. Para darle mayor superficie al stop y evitar así la penetración podremos hacer uso de los stops de lámina de plástico. Es muy sencillo hacerse uno mismo estos stops. Lo único que necesitaremos es recortar con tijera unos pequeños cuadraditos de una lámina fina de plástico, como por ejemplo el de un archivador. Posteriormente recortaremos las puntas y con la ayuda de una aguja al rojo vivo, realizaremos un pequeño agujero en el centro.

 

  • Tubo para cebos blandos: La textura de algunos cebos es tan blanda que ni siguiera permiten realizar un lance medio, poca presión es suficiente para que enseguida se rajen. Para evitar que se rajen haremos uso de un bastoncillo para limpiar los oídos y lo cortaremos del mismo grosor que el propio cebo. Atravesaremos el cebo con el tubo hueco del bastoncillo, el propio grosor, su dureza le dará resistencia y evitara el contacto directo del hilo que hace de cuchillo. Con este sistema podremos lanzar a distancias razonables cebos muy blandos como frutas blandas, comida de gato, magro, etc…..

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº63 de Enero 2006