I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
Material de acampada otoño-invierno

La pesca en invierno es para la gran mayoría una autentico calvario, pero no tiene porque serlo si se esta bien equipado. El invierno ofrece algunos aspectos muy positivos que si se saben aprovechar bien y pueden darnos grandes satisfacciones. En invierno los embalses se respira una tranquilidad que en ninguna otra época del año se puede encontrar. Las zonas de acampada que durante el resto del año están plagadas de domingueros ruidosos están desiertas y no hay nadie bañándose espantando los peces. Es el momento ideal para las personas que les gusta la tranquilidad y la relajación. Los días soleados y las noches algo nubladas donde las temperaturas no bajan excesivamente son ideales para hacer una buena pesca. Pero la tranquilidad del invierno es una tranquilidad engañosa, en esta época del año en pocas horas puede haber un cambio de tiempo y la naturaleza nos puede demostrar su fuerza y hacerte sentir muy débil e indefenso.

A principios de Enero de 1.998 recibí una llamada de mi amigo José Luis de Ciudad Real contándome que durante las ultimas semanas se estaban pescando grandes carpas y barbos. Enseguida comenzó a subirme la adrenalina y a entrarme el mono de la pesca. En aquella época llevaba dos años pescando, pero desde noviembre hasta marzo siempre hacia la típica parada invernal. Daba la casualidad que el próximo fin de semana mi mujer y mi hijo estaban en casa de mis suegros así que el fin de semana era mío. Nunca había pescado carpas en invierno y menos pasando la noche al raso. Como sabia que iba a hacer frío me lleve muchos ropa de abrigo, jerseys, pantalones de chándal, etc... En aquella época llame a los pocos pescadores que conocía , pero ninguno de ellos podía acompañarme aquel fin se semana, así que decidí ir solo. Me tomé el viernes libre y llegué al puesto de pesca a medio día, el cielo estaba raso pero hacia bastante frío, el termómetro de bañera que había cogido marcaba 8º C. Durante toda la tarde estuve montando el campamento, el equipo de pesca y cebando. Antes de poder darme cuenta se hizo de noche, eran las 6 de la tarde, el termómetro marcaba solo 4º C. Tenia frío así que me puse un chándal y por encima unos pantalones calientes, un jersey y una chaqueta gruesa, después me hice un buen bote de fabada y un vasito de rioja. A las 8 de la tarde el termómetro marcaba 0 C. Me metí dentro de la tienda a leer un poco y puse la radio. Estaba escuchando el pronostico del tiempo que decía: Un frente de vientos gélidos procedente de siberia ha entrado en la península Ibérica, para los próximos días se espera nieves y grandes heladas. Apague la radio y me quede pensando en lo loco que estaba, solo en mitad del monte, con ropa normal de abrigo, con un saco de dormir de 3.000 Pts del Continente, oscuridad completa porque no había luna y sin teléfono móvil para emergencias. Para tranquilizarme un poco me puse una emisora de música y finalmente conseguí dormirme. A la una de la madrugada una de mis alarmas comenzó a sonar, salí como pude del saco y tropezando con todo lo que había en el camino finalmente llegue a la caña, clave el pez. La caña estaba helada y se me quedaba pegada a las manos, igual que cuando sacamos una botella del congelador. Después de una intensa batalla conseguí sacarlo, un bonito barbo comizo de 8 kilos. Estaba eufórico y se me olvidaron todos los males por un momento, antes de volver a la tienda fui a ver el termómetro, – 6 C y bajando.Llevaba algunas horas durmiendo cuando me desperté con un cosquilleo en los piernas y unos pinchazos en las pies, no me lo podía creer, pero se me estaban congelando los pies. Había visto algunas películas de alta montaña donde los alpinistas sufrían congelaciones de sus miembros que se ponían negros. Rápidamente me quite los calcetines, por suerte mis pies solo estaban blancos y no tenían mucha sensibilidad. Salí fuera de la tienda y estuve al menos media hora andando y saltando hasta entrar en calor. El termómetro llegaba hasta los – 8 C y la línea estaba por debajo, quizás menos 10-12 º C. Estuve toda la noche despierto andando, una larga noche de invierno hasta las 8 de la mañana, después recogí mi equipo y me fui a casa. Aquel día decidí no volver a ir a pescar en invierno hasta no estar bien equipado, si no me hubiese despertado aquella noche pudo ser la noche de mi ultima carpa.

Mi intención no era la de asustaros, pero quería daros un buen ejemplo de lo importante que es ir bien preparado, porque lo que no queremos que unos días de agradable pesca se conviertan en una autentica pesadilla. Para que a vosotros no os pille de improvisto, vamos a daros algunos consejos para preparar una salida invernal , informaciones y materiales.

INFORMACIONES

Evidentemente el factor climatológico es el mas importante, por ello antes de salir un fin de semana o un puente informaros lo mejor posible de las previsiones del tiempo. La información climatológica es fácil de obtener, basta con leer el periódico, hacer una llamada al servicio nacional de meteorológico ( Tel : 906 36 53 65 ) o a través de internet, en las paginas de los periódicos nacionales. Algunos factores climáticos que pueden ser muy negativos tanto para el pescador como para la pesca y hay que tomarlos muy en cuenta cuando se pesca en invierno.

EL VIENTO

Cuando en invierno comienza a soplar el aire, mas nos vale estar bien abrigados. La sensación de frío se duplica cuando sopla el aire, si no tenemos ropa que no deje pasar el aire se nos meterá rápidamente hasta los huesos. Del viento nos podemos proteger llevando la ropa bien pegada al cuerpo y por encima una prenda que no permita pasar el aire, como son las prendas de goratex o algún material similar. Si vamos a estar acampados es recomendable utilizar tiendas de calidad con telas que no permitan el paso del aire y que las barras sean flexibles pero resistentes. Conviene fijar la tienda bien al suelo mediante los tensores, así entrara menos aire. Es ideal que las tiendas tengan un avance y que las cremalleras estén cubiertas con tela para que no entre el aire. Algunos modelos buenos son la Geo 2 Man de Rod Hutchinson, Supa Euro Dome II de Fox y Titan Viper 2 Man de Kevin Nash. El que haga uso de un paraguas de los que se puede cubrir y hacer de ellos una semi-tienda es importante que lleven pinchos anti tormenta para darle mas estabilidad. Cuando hace mucho aire es muy difícil encender cerillas o mecheros, para no tener problemas os aconsejamos unos mecheros especiales que hacen una pequeña llama muy potente y no se apagan, los podéis encontrar en casi todos los estancos.

LA LLUVIA

La lluvia es uno de nuestros peores enemigos, como no podemos llevarnos el armario a cuestas nos tenemos que limitar a unas mudas. No se como se las apaña la lluvia pero siempre cae en el momento mas inoportuno. Tienes una picada cuando no esta lloviendo y justo cuando tienes la carpa clavada comienza a llover y acabas chopado. Si te ocurre esto un par de veces te has quedado sin ropa y si además no sale el sol no puedes ni secar la ropa. Para no tener que llevar tanta ropa nos conviene llevar ropa de goratex, Este tipo de ropa almacena el calor, deja transpirar y además te protege de la lluvia cuando no es muy fuerte. De este material se pueden encontrar pantalones, chaquetas e incluso zapatos, el único inconveniente es que son bastante caros, pero la inversión merece la pena. Para el que no puede invertir tanto dinero, puede utilizar el clásico chubasquero o el pantalón-chaqueta de plástico, el único inconveniente es que no transpira y cuando hace algo de calor enseguida comienzas a sudar. Para los pies evidentemente van bien unas botas de agua, preferiblemente de las que se pueden cerrar por arriba para que no entre el agua. La otra alternativa es el peto que nos sirve igual para la lluvia como para entrar en el agua, en este caso recomendamos los petos de neopreno, que son mas cómodos y menos fríos que los de goma. Las tiendas ideales para días de lluvia son las que tienen avance, así cuando llueve de frente no entra agua, al mismo tiempo permite dejar la ropa y las botas mojados en la entrada y así no se moja el suelo y no entramos con las botas llenas de barro. La gran mayoría lleva la ropa y el material dentro de bolsas de deporte, casi nunca cabe todo el material dentro de la tienda para estar cómodos. A veces nos acostamos con el cielo raso y no pensamos que puede llover y dejamos las bolsas fuera, por la mañana nos podemos encontrar toda la ropa mojada, para evitar esto utilizamos grandes cajas de plástico, que al mismo tiempo sirven para salvaguardar la comida de los animales salvajes y de las hormigas. Si no podemos ir muy cargados siempre conviene llevar un rollo de bolsas de basura industrial, por la noche o si se pone a llover son muy practicas para guardar las cosas rápidamente.

EL FRIO

El factor del viento y la lluvia no siempre hacen presencia en invierno, pero con el frío siempre debemos de contar. Como bien sabemos las noches de cielo raso son las mas frías, o sea que vamos a prepararnos bien. La mejor ropa interior de invierno es la de felpa, esos típicos calzoncillos largos de abuelo y esas feas camisas de manga larga son las que mas calientan. Por encima nos podemos poner un chándal bien caliente y un jersey grueso o varios normales. Ahora estamos en la fase que llamamos la de la cebolla, si no queremos seguir poniéndonos una y otra capa mas de ropa, lo mejor que podemos hacer es echar mano de un mono de pesca. Estos monos de pesca mantienen muy bien el calor y no permiten que pase la humedad, para el que no se quiera gastar tanto puede echar mano de un traje de esquiar que es muy parecido. Las partes del cuerpo que mas tendencia tienen a enfriarse son las extremidades, por lo cual es importante llevar un buen gorro de lana o un pasamontañas para cubrirnos las orejas y la frente, una bufanda para la garganta y unos guantes para las manos. Para los pies lo mejor son uno o dos pares gruesos de lana, de los que cuando empieza a hacer calor comienzan a picar. Por encima de los calcetines unas buenas botas o unas botas de agua que llevan dentro foro polar, así siempre tendremos los pies calientes. Ahora ya parecemos un hombre Michelin, pero como dice el refrán : Ande yo caliente ríase la gente. De aquí ya no nos mueve nadie, ahora viene la fase de encontrase como en casa y para ello vamos a echar mano de algunos trucos y consejos. El frío castiga mucho la piel, sobre todo la cara y las manos, mas todavía si estamos en contacto con el agua, para darle un alivio a la piel llevaremos crema hidratante , tipo nivea y para los labios crema de cacao. Muchas personas piensan que el alcohol proporciona calor, pero esto es una media mentira. La primera sensación después de un trago es de calor pero desaparece rápidamente salvo que nos pongamos como cubas y ese no es nuestro objetivo, además corremos el riesgo de tener un accidente. Lo mejor para el frío es una comida copiosa que nos proporcione un gran cantidad de calorías y de valor energético. Una comida ideal seria una buena fabada con un montón de chorizo y morcilla acompañadas de un buen vino tinto. De postre frutos secos y pasas y para rematarla un café bien caliente y un chupito, después te puedes reír hasta de los osos polares.Durante el día conviene ir calentando agua y guardarla dentro de un termo, así nos podemos hacer algún té o café caliente, el termo además sirve para calentar las manos y en las noches de mucho frío viene de maravilla para calentar el saco de dormir. Antes de ir a dormir podemos calentar la tienda con una calefacción que se puede enroscar a las botellas de gas, pero mucho cuidado desprenden mucha anhídrido carbónico así que no podemos dejarlo puesto, porque como mínimo nos provocaría un tremendo dolor de cabeza y en el peor de los casos la asfixia. El saco de dormir es la novia de la acampada, tiene que ser cómodo y caliente, para aquellos que salgan mucho en invierno merece la pena gastarse el dinero en un buen saco. A la hora de elegir un saco debemos de leer bien las instrucciones, comprobar hasta que temperatura es recomendable. Importante también es que sea de cremalleras para poder salir rápidamente cuando tengamos una picada. Las cremalleras deben de ir cubiertas con tela para que no pase el aire a través de ella y la parte de arriba es importante que se pueda ajustar para sacar solo la cabeza o incluso poder meter se dentro. La mayoría de los sacos de alta montaña son muy buenos pero no suelen tener cremallera, los sacos diseñados para pescadores y cazadores si que los llevan como por ejemplo los de la marca Gardner y Sundridge. El non plus ultra es llevar consigo una calefacción. Hay varios modelos de calefacciones portátiles, el más común es el que va enroscado a la botellita de butano. Este sistema es genial, pero tiene el problema que desprende anhídrico carbónico( quita el oxigeno) y antes de ir a dormir hay que apagarlo porque de lo contrario nos despertaremos al día siguiente con un fuerte dolor de cabeza, en casos extremos puede llegar a provocar incluso asfixia.

LA HUMEDAD

Cuando vamos a dormir es importante protegernos de la humedad que proviene del suelo, la mejor forma de protegernos es no estar en contacto directo con el suelo. Para ello utilizamos unas tumbonas muy grandes y cómodas provistas de patas, estas tumbonas las llamamos Bedchairs que traducido al castellano significa Cama-silla. Estas tumbonas durante el día se pueden plegar y utilizar como silla, por la noche se abren y se utilizan de cama. Algunas marcas recomendables son Chub, Fox, JRC, Pelzer. Para el que no tenga una tumbona de este tipo, puede utilizar una tumbona normal de playa, una colchoneta de agua o como mínimo es recomendable el uso de un isotermo.

COMO ACAMPAR

Intentaremos siempre montar la tienda en una zona plana y lejana de una cuesta o un barranco para estar prevenidos de una riada. Alrededor de la tienda cavaremos una zanja (no olvidar azada) y haremos el aliviadero al final de la inclinación. Para evitar que el aire nos entre frontalmente es preferible montar la tienda cruzada y con la puerta orientada en sentido contrario al aire. Si queremos ir ligeros deberemos hacer uso de un “Bivi” o un paraguas cubierto de lona y con puerta. Ambos tienen que cumplir los mismos requisitos que la tienda y hay que tomar las mismas medidas de protección. Como ambos carecen de espacio, estaremos obligados a dejar cosas fuera, pero con cubrirlas con un plástico no será suficiente cuando llueva torrencialmente. En esta época desaconsejamos el uso de bolsas de deporte y mochilas, es mucho mejor utilizar cajas de plástico que protegerán nuestra ropa y material de la lluvia y la humedad. Si no queremos ir cargados, o no podemos, lo mejor que podemos hacer es llevar con nosotros muchas bolsas de basura. Si vemos que por el horizonte asoman nubes negras, guardamos todo en ellas y ponemos una piedra encima para que no se las lleve el aire.

Acampada súper ligera

Si vamos con equipo súper ligero y sólo llevamos un paraguas de tres metros sin lonas, si sopla el aire la lluvia caerá transversalmente y nos mojara el saco de dormir. Para evitar esto y además protegernos de la humedad y almacenar mejor el calor, utilizaremos una funda plástica. Para los más valientes, que se atreven a dormir al raso, pueden comprarse un saco de dormir grueso y caliente. Algunos sacos llevan de fábrica unas fundas hechas a medida, que son aislantes de humedad y agua. La solución casera, más o menos “elegante” es hacerse una funda a medida con lona de toldo..., y la versión barata es un plástico y dos piedras. Al margen de tener buen resguardo, lo que debemos hacer siempre es llevar ropa adecuada. Para calzarnos es aconsejable llevar siempre puestas unas botas impermeables de Goretex, que nos protegerán de la lluvia. Si llueve mucho y se forma barro será imprescindible el uso de botas de agua. Mucho mejor todavía es un peto de neopreno, pero es bastante incomodo para llevarlo puesto todo el día, y más cuando andamos entrando y saliendo de la tienda. Para proteger nuestro cuerpo de la lluvia suave o normal, lo mejor es un pantalón y una chaqueta de Goretex, que nos protegerá del agua y del viento. Pero las prendas de Goretex son bastante caras, así que también podemos echar mano de unos pantalones y una chaqueta normal de chubasquero. Estos últimos son mejores cuando llueve fuerte, el inconveniente es que dejan pasar el frío y la humedad.

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº95 de septiembre 2004

 

 

 

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº74 de diciembre 2002

 

 

 

 

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº73 de noviembre 2002