I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
 
Presentación del cebo II

La finalidad de los cebos flotantes estriba en marcar la diferencia. Gracias al cebado, la carpa encontrará en el fondo del embalse un tapiz de granos o boilies. Con la presentación básica de un cebo convencional, el cebo del anzuelo será uno más entre la multitud de “compañeros”. Si presentamos el anzuelo con un cebo flotante, tenemos la certeza de que marcaremos la diferencia con el resto del cebado, lo cual puede conseguir despertar la curiosidad del pez además de que lo puede encontrar con más facilidad. No olvidemos que el bajo de línea se va a mover con la corriente de agua y con los remolinos que provocará el pez cuando pasé por las cercanías en busca alimento. Otra ventaja que encontramos con este sistema es en la pesca en fondos cenagosos o con una capa de algas. Un boilie convencional puede quedar oculto, bien porque quede hundido en el lodo o porque se meta entre las algas fuera de la vista del pez. Con un boilie flotante y un bajo adaptado, podemos conseguir que el cebo quede por encima del nivel del cieno o de la maraña de algas. Claro, a estas alturas vosotros ya sabéis que hay boilies flotantes, pero… ¿Qué pasa con los granos? ¡El maíz, los cacahuetes y las chufas no flotan! Para hacerlos flotantes la solución es utilizar unos taquitos de foam, que colocaremos al final de la ristra o incluso también entre medias, si necesitamos mayor flotabilidad.

 

 

LOS ANZUELOS

En los bajos de línea para cebos flotantes, aunque podemos utilizar anzuelos convencionales, existen unos anzuelos específicos de forma estudiada para garantizar un mejor clavado en la boca del pez. Estos anzuelos son de forma más alargada y al montarlos, como veréis a lo largo del artículo, quedan orientados con la punta hacia abajo. De esta manera están preparados para clavarse en el labio inferior de la boca de la carpa. Hay incluso anzuelos con forma angulada para este fin.

 

 

NUDOS Y NUDOS

Vamos a ver diferentes nudos para atar el anzuelo y al mismo tiempo, colocar el cebo flotante. El tan famoso “nudo sin nudo” tiene, por supuesto, su uso aquí. Podemos hacerlo con hair más o menos largo, dependiendo como ya sabemos, de lo que llevemos idea de colocar en éste. Para un boilie flotante simple, podemos utilizar un hair de 20 a 25 mm. La mayoría de los boilies flotantes que podemos encontrar en el comercio tienen 20 mm. de diámetro, con lo que será suficiente. En cambio, si queremos colocar dos boilies o bien una ristra de maíz o chufas, el hair deberá tener una longitud mayor, hasta 40 mm. incluso.

MONTAJE CON BUCLE

Ahora os mostramos un montaje más sofisticado, que hemos utilizado en bastantes ocasiones. No es un nudo complicado de hacer y permite una colocación óptima del cebo. En la secuencia fotográfica podéis ver como hacemos primero un bucle, que después aprisionamos con las vueltas del hilo sobre el asta del anzuelo. Podemos utilizar tanto monofilamentos como trenzado para realizarlo, aunque nosotros preferimos los primeros (fluorocarbono, amnesia o nylon) por la rigidez con que queda el conjunto.

 

 

 

 

 

COLOCANDO EL CEBO

Os estaréis preguntando como colocar el cebo en este tipo de montaje, porque… ¡no hay hair! No os preocupéis porque ahora os lo explicamos. El boilie flotante no conviene que sea atravesado por la aguja pinchaboilies, ya que después por el agujero entra agua y el boilie la absorbe, con el resultado de que al poco tiempo, en vez de tener un boilie flotante tenemos uno convencional que se posa en el fondo. Pero entonces, ¿cómo podemos sujetarlo al anzuelo? No, no es con cinta aislante… ¿alguna idea más? Para sujetar el boilie flotante se utiliza hilo dental o goma elástica, que rodeará el perímetro del boilie y se anudará al anzuelo, concretamente al bucle que hemos realizado con el nudo del anzuelo. Con el hilo dental recurriremos a un nudo especial para sujetar el boilie, que nos dejará dos extremos del hilo para poder anudarlo al bucle del anzuelo.

 

La goma tiene un uso más fácil, ya que la podemos colocar en el bucle mencionado aprisionándola con una vuelta sobre si misma, y ya nos queda en disposición de rodear el boilie. ¿Y si en vez de boilies queremos colocar una ristra de granos? Muy sencillo, pasaríamos la goma por el interior de lo los cebos para hacer la ristra y finalmente atravesando el taco de foam, sujetándola después con un stop. Es decir, como si fuera un hair normal. Hagamos una pausa. Hasta aquí ya sabéis como colocar los cebos en el anzuelo cuando no tenemos hair. Vamos a ver algunos nudos más, también sin hair, así que lo aprendido os va a valer también ahora.

 

 

 

MONTAJE EN “D”

El siguiente sistema es muy conocido en nuestro mundillo, se llama “D-Rig” en inglés, “systeme D” en francés y nosotros solemos llamarlo “D” a secas. Vamos a enseñaros dos variedades diferentes, la misma finalidad pero con distinto montaje. Además, podéis encontrar listos para usar anzuelos con la “D” ya hecha, con un acabado muy bueno y que os ahorrarán algunas horas de faena. En la siguiente secuencia fotográfica os mostramos la primera forma de montar los anzuelos con la “D”. Se utiliza monofilamento, habitualmente nosotros los hacemos con fluorocarbono. Se trata de dejar un “hair” largo y empezar a dar vueltas aprisionándolo. Como el asta es mas larga, hay que dar un montón de vueltas, procurad que éstas queden pegadas unas a otras. Cuando lleguemos a la altura de la punta del anzuelo (este termino lo explicamos en el nº anterior), volvemos con dos o tres vueltas rápidas hacia el ojal, por donde metemos el extremo del hilo (atención al sentido).

 

 

 

 

Con cianocrilato aseguráis las espiras del nudo; nosotros concretamente utilizamos Superglue3 en formato con pincel, que permite una aplicación óptima y además es el único que no se nos seca en la caja de pesca… Ahora colocamos una anilla en el hair y metemos éste también por el ojal, formando la “D”. Para que no se salga, quemamos con un mechero el extremo haciendo una bola. Como con todo este rollo no os habréis aclarado, mejor será que veáis las fotografías.

 

 

 

La otra forma de montar las “D” es más sofisticada y necesitaremos trenzado y amnesia. Hacemos un bucle con amnesia, en la parte superior del asta del anzuelo, cortando uno de los extremos sobrantes a ras. Lo aseguramos con cianocrilato. El otro extremo lo meteremos por el ojal del anzuelo para hacer la “D”, colocando previamente una anilla dentro. Con el trenzado hacemos un nudo sin nudo (y sin hair) aprisionando la línea en amnesia. Este trenzado también formará el bajo de línea. Solo queda quemar el extremo de amnesia que hemos colocado por el ojal, para que haga una bola y no se salga. Los cebos los colocaremos anudándolos en la anilla, que se desliza a lo largo de la “D”. ¿Cuál es el objetivo de esto? Os explicamos: una carpa novel, cuando pique es fácil que huya en estampida, pero las carpas experimentadas, cuando notan que están clavadas, intentan expulsar el boilie y con él, el anzuelo que las molesta. Con la “D”, el boilie se mueve libremente a lo largo del recorrido que tiene la anilla. El pez puede expulsar el boilie, que se irá hacia la parte posterior del anzuelo, pero éste no se moverá de donde está clavado.

 

 

 

 

 

 

 

MONTAJE “SPINNER”

 

Vamos a por otro montaje. Ahora vamos a poner una anilla en la misma asta del anzuelo, y limitaremos su recorrido con dos perlas de goma que colocaremos a sus lados, aunque la inferior es opcional, porque cumple su función el ojal del anzuelo. El principio en que se basa este sistema es el mismo que con la “D”.

 

 

 

MONTAJE DE HAIR CON ANILLA

Y por último tenemos la combinación de hair y anilla. Se trata de montar un hair con nudo sin nudo y anudarlo a la anilla, que habremos colocado en el asta del anzuelo. Así delimitaremos la posición desde la cual se separará el hair del anzuelo y además podrá deslizarse hacia atrás en el caso de que el pez quiera expulsar el boilie de su boca. En este caso el nudo sin nudo habrá que hacerlo con 4 o 5 espiras como máximo, para no ocupar mucho espacio “asta arriba”.

ARTICULAMOS EL BAJO

Se hace evidente que si utilizamos un cebo flotante, se va a llevar para arriba el anzuelo y la línea del bajo. Esto puede ser interesante en el caso de que estemos pescando con un plomo cebador. El bajo de línea, que no debería ser excesivamente largo, quedaría dispuesto exactamente arriba del cebado, en un posición optima para que el cebo sea detectado por el pez. Si no utilizamos plomo cebador, sino plomos convencionales, nos interesa que el boilie se eleve del suelo solo unos pocos cm. En este caso nos hace falta una articulación en el bajo de línea, donde pondremos un peso. Acercando o alejando éste del anzuelo, regularemos la altura a la que flotará el cebo. Con este sistema, utilizaremos línea trenzada. Evidentemente, si usáramos fluorocarbono, amnesia o nylon, no conseguiríamos ningún ángulo en el bajo de línea….¡seguiría recto! Hay más maneras de articular el bajo y que además nos van a permitir utilizar distintos tipos de líneas, os las vamos a describir a continuación.

CON ANILLAS…

Vamos a hacer un bajo de línea que sea rígido en su primera sección y flexible en la segunda. Para más sencillez, hemos llamado a las dos partes con las letras A y B, como podéis ver en el esquema. En la A utilizamos amnesia o fluorocarbono; será la parte más rígida. En la B vamos a usar hilo trenzado. Vamos a conseguir dos cosas con este tipo de bajo: la primera es que la articulación permite movilidad del anzuelo para facilitar la picada, cosa que por ejemplo no tenemos en un bajo totalmente rígido. La segunda es que en un lanzado fuerte es más difícil que se nos líe el bajo, cosa más frecuente si por ejemplo usamos un bajo enteramente de trenzado. Combinaciones posibles tenemos muchas. En la parte A siempre conviene utilizar amnesia o fluorocarbono y nunca trenzado. En cambio en la B podemos utilizar el tipo de línea que queramos. En cuanto a las anillas que hacen de bisagra, tenemos varias opciones a elegir; anilla doble, anilla sencilla circular o elíptica, llavero y anilla para poder intercambiar la parte B, mosquetón pequeño y anilla, etc., etc. Incluso podemos prescindir de estos elementos y hacer dos bucles con las líneas. Como habéis visto, podemos hacer la articulación con diversos accesorios. El peso puede ser colocado en el extremo de la sección A o la B, indistintamente, pero el comportamiento de la parte flotante es distinto. Si el peso es muy superior a la capacidad de flotación del montaje, conviene colocarlo en la sección A. El movimiento del agua hará bascular bruscamente el cebo. Por otro lado, si el peso está equilibrado con la flotabilidad del cebo, colocándolo en la sección B conseguiremos un comportamiento más lento. Podemos utilizar perdigones de pesca a la inglesa, plomos específicos abiertos con goma para fijarlos, o masilla de tungsteno que podemos modelar a nuestro gusto.

CEBOS Y CEBOS

 

Con los sistemas flotantes podemos utilizar una variedad de cebos que incluso podemos combinar entre ellos. Los boilies pueden ser encontrados en su versión flotante, pero los granos no flotan. En este caso podemos recurrir al foam, a bolitas de corcho, a las piedras que utilizamos contra el cangrejo y a los cebos artificiales... ¿artificiales?, si, en el comercio podemos encontrar reproducciones de granos de maíz o de chufa, realizadas en material plástico, que son prácticamente idénticos a los naturales.

 

TRUCOS

Podemos sustituir las anillas para el montaje del anzuelo mediante el siguiente truco. Cogemos una mina vacía de bolígrafo BIC y la cortamos en secciones de 1 o 2 mm. Serán perfectas para colocarlas en los anzuelos.

 

 

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº 82 de agosto 2003.