I.C.F.A.:

Actualidad ICFA

Homolgación de capturas y validación de eventos.

Galería de fotos:
En la galeria podrás ver las capturas realizadas por nuestro grupo de amigos.
Relatos y aventuras:
En este apartado podrás leer los relatos de nuestros viajes y aventuras.
Descubre España:
La guía más completa de los mejores destinos para la práctica del Carpfishing.
Lugares:
Conoce los mejores lugares de pesca de España.
Publicaciones:
Informarte sobre diferentes revistas nacionales y internacionales.
Videos:
Disfruta de los mejores videos de pesca.
Tumbonas, sillas y sacos de dormir

Todavía recuerdo bien mis primeras sesiones largas de pesca, y no precisamente por los buenos resultados de pesca, sino por lo mal que lo pasé por no estar debidamente equipado. En esta modalidad de pesca es frecuente estar acampados durante varios días, por ello es muy importante estar bien equipados, sobre todo los que ya no son tan jóvenes o para los que están algo delicados de salud.

Tumbona

En mayo de 1997 realice una de mis primeras sesiones largas de pesca. En aquella época mi equipo de pesca y acampada todavía era bastante básico. Como Bed Chair utilizaba una simple tumbona de playa, de las de borde metálico y de muelles. Los primeros días aún se podía aguantar, pero a partir de la tercera noche ya no sabía como acostarme. Me dolía todo el cuerpo, los riñones de la humedad, los codos de darme golpes con la estructura metálica y los muelles se me clavaban en la espalda. Al finalizar la sesión de pesca decidí prescindir de comprarme unas buenas cañas y me decidí a invertir en un cómodo Bed Chair. A la hora de comprar una buena tumbona debemos de tomar en cuenta algunos requisitos. Es importante que esté fabricada de metales ligueros como el aluminio, debemos de tener en cuenta que a veces debemos de transportarla a distancias considerables. La parte sobre la que nos tumbamos consta de una o varias gomas que podemos tensar a nuestro gusto. Es importante que esté compuesta por varias gomas, lo ideal serían tres. Cuantas más mejor porque así tienen menos desgaste. Si solo tiene una goma, con el tiempo cada vez coge más holgura y se destensa. Finalmente dormiremos incómodos y tocando el suelo con el culo, además no debemos de olvidar que no es fácil de encontrar recambio de este tipo de gomas. Las tumbonas suelen llevar 4 o 6 patas, las de 4 patas no son tan estables y es recomendable comprar una quinta pata de apoyo para que una parte de la tumbona no quede suspendida en el aire. Si una persona esta sentada en la tumbona y otro se sienta en la parte que no lleva pata, la tumbona corre riesgo de partirse por el peso. Es imprescindible que la longitud de las patas se pueda ajustar, así podremos nivelarla a la forma del terreno. Los pies de las patas deben de ser articulados para que el acople al terreno sea perfecto. Es importante que las patas tanto en posición abierta como plegada estén fijas, de lo contrario corremos un gran riesgo de pillarnos los dedos. La tela de la tumbona debe de ser resistente y fácil de limpiar, sobre todo la parte de los pies que es la que más se suele ensuciar. La mayoría de las tumbonas suele llevar una tela plástica impermeable en la zona de los pies, así podemos limpiarla con más facilidad. Es importante que la tela acolchada cubra bien todos los laterales de la tumbona, así evitaremos clavaremos los hierros y la molesta rueda de reclinar. Algunas tumbonas como las de la marca JRC llevan el cabezal incluido, es un complemento muy práctico y cómodo. A la hora de comprar una tumbona debemos de prestar especial atención a que la rueda para reclinar la tumbona sea muy resistente, bien metálica o de plástico duro con dientes gruesos y fuertes para que no se rompan. Otros complementos muy prácticos pero no imprescindibles, son los bolsillos laterales para guardar el móvil, llaves, etc…., una pequeña mesilla acoplable para depositar objetos o la propia funda para transportar la tumbona.

 

 

 

 

 

 

Sillas

La silla de pesca fue una de las últimas cosas que me compré, porque en un principio no la veía muy necesaria, pero desde que la tengo ya no puedo prescindir de ella. Que diferencia tan grande hay entre estar largas horas sentado en el suelo o encima de una nevera, que todo acaba doliéndote y ya no sabes como sentarte, a estar cómodamente sentado en tu silla que te permite relajar la espalda, las piernas y trasero. En una silla es muy importante que la tela sea fuerte y que las costuras estén bien acabadas. Es muy frecuente que debido al excesivo uso o por el peso de la persona la tela se raje o se rompa por una costura. Si no que me lo pregunten a mí, que con mis 100kg llevo al menos tres sillas sobre mi conciencia.

 

 

 

Evidentemente los restantes elementos que deben de soportar la carga, como los hierros y la rueda de inclinación, deben de ser igualmente resistentes. Existe una gran variedad de sillas, unas muy ligueras de tubo de aluminio y otras más robustas y grandes para jornadas más largas. Las sillas grandes tienen la ventaja de que las patas son regulables y los pies articulados, de este modo también nos podemos acomodar en terrenos desnivelados. Las podemos encontrar con brazos de apoyo de tela o rígidos como la Relaxa Recliner de JRC, personalmente prefiero las de brazo de tela con soporte para vasos, ideales para las noches de tertulia y copeo.

 

 

 

 

Silla para tumbona

Las tumbonas tienen el problema que cuando las queremos utilizar en forma de silla, no lo podemos hacer porque la barra transversal de las patas nos molesta. Hace relativamente poco tiempo ha salido al mercado una silla plegable sin patas, solo tiene lo que es el asiento y el apoyo de la espalda. Es muy liguera y ocupa muy poco espacio. Esta silla se acopla sobre el centro de la tumbona y para nuestra total comodidad tiene varios grados de inclinación.

 

 

 

 

Sacos de dormir

En enero de 1998 estaba completamente inmerso en la fiebre del barbo. Sin pensarlo dos veces cogí mi equipo de pesca y decidí probar suerte en las lagunas de Ruidera. No me moleste ni en mirar la predicción meteorológica, que para el fin de semana anunciaba la entrada de una masa polar. Mi equipo realmente no era apto para pasar unas jornadas invernales normales, como pretendía afrontar temperaturas tan extremas. Solamente llevaba mucha ropa normal, dos sacos de dormir de verano y unas mantas. Durante el día ya lo pase mal, y eso que las temperaturas estaban entorno a los + 4ºC. Al caer la noche el termómetro cayo en picado a los – 6ºC y durante la noche es posible que llegara a estar por debajo de los - 10ºC. Estuve casi toda la noche sin dormir y mis piernas comenzaron a manifestar claros síntomas de congelación. Notaba cosquilleos y a veces llegaba a no sentirlas. Tuve que salir del saco y ponerme a saltar para entrar en calor. Así que estuve toda la noche andando de un lado a otro para evitar quedarme dormido, nada más amanecer recogí mis cosas y me fui a casa. A mi regreso tan pronto como pude me compré un buen saco de dormir, y os puedo asegurar que la inversión merece la pena. Con mi nuevo saco he dormido muchas veces incluso a cielo raso, despertándome al día siguiente cubierto por una buena capa de hielo y sin haber pasado frío. A continuación os diré algunas cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un saco de dormir. Existen dos tipos de sacos de dormir, el de momia que es completamente cerrado y el de cremallera. En esta modalidad de pesca solemos utilizar el modelo de cremallera porque nos permite salir rápidamente de él. En general y según las temperaturas, al año se suelen utilizar dos o tres tipos diferentes de sacos. El de verano que ha de ser muy fino, lo justo para protegernos de los mosquitos y del fresco al amanecer. El segundo es de tipo intermedio, calienta algo y si hace más frío de lo previsto lo compensaremos con un extra de ropa. El tercer tipo es el de invierno, verdaderamente importante si no lo queremos pasarlo mal y poder dormir bien por la noche. Los sacos de dormir de invierno son bastante más gruesos que los normales y están rellenos de plumas o un material sintético de una calidad similar. Existen unos sacos llamados cinco estaciones que sirven para todo el año. Se trata de un saco metido dentro de otro y que se puede hacer de una sola pieza mediante cremalleras o velcros. En su forma sencilla esta pensado para temperaturas normales y en invierno se le añade la funda gruesa. Los sacos de invierno suelen ocupar bastante espacio, aunque algunos fabricados con nuevos materiales ya no ocupan tanto. Un saco de calidad debe de transpirar y al mismo tiempo retener el calor. Uno de los mejores sacos que se pueden adquirir hoy en día es el Storm 5 Fleece Lined de JRC . La gran mayoría de sacos de carpfishing tienen algunos defectos, uno de ello es que por arriba están abiertos y entra frío. Este problema tiene fácil solución, es suficiente con meterle una goma elástica o un cordón. Otro fallo es que a través de la cremallera, en este caso lo que debemos hacer es coserle por la parte interior de la cremallera una banda de tela que la cubra, evitando así que entre aire frío. Las cremalleras deben de ser muy resistentes, de lo contrario de tanto uso acabarían rompiéndose. Ya no es solo lo caro y lo difícil que es encontrar después una cremallera de este tamaño, lo más complicado es encontrar alguien que te la ponga. Para evitar todos estos problemas, es mejor mirar bien antes de comprar y intentar que el saco de dormir sea lo mas completo posible. Si vamos a dormir a la intemperie, para protegernos de la humedad y el frío podemos taparnos con un cubre de tela plastificada. Algunos sacos incluyen el cubre, a malas también nos los podemos hacer nosotros. No es imprescindible, pero no esta de más que el saco lleve unos enganches o unos cordones para sujetarlo a la tumbona, así cuando salgamos rápidamente de él, no lo arrastraremos con nosotros y evitando así que toque el suelo.Algunos sacos llevan una funda de protección para los pies. Cuando dormimos bajo el paraguas, este normalmente se queda algo pequeño y nos sobresalen algo los pies. Si por la noche cae relente o llueve el saco de dormir acaba mojándose. Si ponemos esta funda por encima de los pies y la atamos bien por debajo de la tumbona nos levantaremos con los pies y el saco secos.

Ropa

El hecho de ir bien abrigados y calientes, forma parte de pasar una sesión de pesca agradable. Hoy en día tenemos un gran surtido de prendas especialmente diseñadas para este fin. La ropa de pesca como los plumíferos, pantalones, monos, petos y las sudaderas están todos fabricados con materiales térmicos, aislantes de agua y transpirables. La inversión merece la pena, el recuerdo de acabar un fin de semana bien abrigados, no es el mismo que el de pasar frío y calamidades.

Ropa interior

No es solo importante la parte exterior, sino también la parte interior. Antes gastábamos la clásica ropa interior del anuncio de “Frío yo nunca” que solo lo llevaban los abuelos. Ahora algunas marcas fabrican el mismo tipo de ropa pero con más calidad, un corte más moderno y de color verde.

 

 

Gorra o pasa montaña

Una buena gorra es imprescindible, sobre todo cuando sopla el aire gélido. Con un frío moderado es suficiente con una buena gorra para taparse las orejas, pero si el frío es muy extremo es aconsejable el uso de un pasamontañas para proteger también la nariz. Antiguamente utilizábamos gorras de lana, que calentaban pero la cabeza te picaba mucho, las gorras modernas están fabricadas con materiales mucho más suaves y que permiten transpirar al cuero cabelludo.

Calcetines

He probado diversidad de calcetines durante estos últimos años. Dentro de lo que son calcetines normales, los más aconsejables son los de lana 100%. Calientan bien los pies y no provocan excesiva sudoración. De todos modos esto es como todo, el que quiere algo bueno se tiene que rascar un poco el bolsillo. En este caso merece la pena, porque unos buenos calcetines acompañados por unas buenas botas son parte importante de nuestra comodidad. Los calcetines de alta calidad son transpirables, por esta razón no simplemente calientan nuestros pies, si no que además los mantienen secos y al mismo tiempo evitan que se pierda calor.

Guantes neopreno sin dedos

En primera instancia no parecen demasiado útiles, eso mismo pensaba yo, pero posteriormente me di cuenta de que tienen muchas ventajas. Desde luego no calientan lo mismo que unos guantes cerrados, pero para eso tienen otras ventajas. La principal ventaja es que no tenemos que estar quita y pon para hacer cualquier cosa. Es importante la maniobrabilidad de los dedos, sobre cuando realizamos montajes o cambiamos los cebos. A pesar de que la punta de los dedos estén expuestos al frío, se mantienen calientes gracias al calor que irradia la mano.

 

 

Calzado

Si quieres tener el cuerpo caliente, debes de comenzar por mantener calientes tus pies. Unos pies fríos transmiten el frío al resto del cuerpo y pueden provocar un enfriamiento que nos obligue a abandonar la pesca. Por este motivo es importante llevar un buen calzado que mantenga nuestros pies secos y calientes. A la hora de adquirir unos zapatos debemos de fijarnos que sean impermeables de tipo GoraTex. En esta modalidad de pesca estamos en constante contacto con el agua, ya sea en forma de lluvia, metamos la punta de los pies en el agua o que andemos por la hierba mojada por el relente. También es muy importante que las botas transpiren, algunos modelos de botas no son transpirantes y eso provoca que los pies suden en exceso. El sudor se queda dentro y se enfría. Cuando tenemos una picada nocturna a menudo tardamos mucho tiempo en ponernos las botas y llegamos tarde a la picada. Algunas marcas han sacado al mercado unas botas que incluyen unos escarpines térmicos. Nos podemos acostarnos con los escarpines, en el momento que tenemos una picada nos podemos levantar rápidamente y meter con facilidad los pies en las botas. Las botas se fabrican anchas para que el pie con el escarpín entre fácil. La otra ventaja de este tipo de calzado es que siempre tenemos los pies calientes, antes de salir y después.

 

 

Podrás encontrar más información en el Federpesca Nº 127 de mayo 2007